Ano da misericordia


El papa Francisco convoca un Jubileo en el 50º aniversario de la clausura del Vaticano II

caricia del papa Francisco a un joven enfermo

M. PÉREZ – M. GÓMEZ | El papa Francisco ha anunciado la celebración de un Jubileo de la Misericordia, que comenzará con la apertura de la Puerta Santa de la basílica de San Pedro el próximo 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción, y concluirá el 20 de noviembre de 2016. “Este es el tiempo de la misericordia. Hay tanta necesidad hoy de misericordia, que es importante que los fieles laicos la vivan y la lleven a los diversos ambientes sociales. ¡Adelante!”, afirmó Francisco. Pero, ¿qué es un Jubileo? ¿Qué importancia tiene? ¿Para qué se convoca? En Vida Nueva te ofrecemos las claves para conocer a fondo el Año Santo de la Misericordia.

¿Cuando ha anunciado el papa Francisco este Año Santo de la Misericordia?

Francisco realizó el anuncio en el segundo aniversario de su elección como Pontífice el pasado viernes 13 de marzo, durante la homilía que dio inicio a las 24 horas para el Señor, una propuesta celebrada en todo el mundo para promover la apertura extraordinaria de las iglesias y favorecer la celebración del sacramento de la Reconciliación.

¿Con qué motivo?

Con el Jubileo de la Misericordia, Francisco quiere poner en el centro de la atención al Dios misericordioso que invita a todos a volver hacia Él. El encuentro con Dios inspira lavirtud de la misericordia. La apertura del próximo Jubileo adquiere un significado especial ya que tendrá lugar en el 50º aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II(1965), un impulso para que la Iglesia continúe la obra iniciada con el Vaticano II.

¿Qué es un Año Santo?

Consiste en un perdón general, una indulgencia abierta a todos, para renovar la relación con Dios y con el prójimo. De este modo, los jubileos son siempre una oportunidad para profundizar la fe y vivir con un compromiso renovado el testimonio cristiano.

¿Qué significa la expresión “Año Santo”? ¿Es lo mismo que un “Jubileo”?

Para los hebreos el jubileo era un año declarado santo, que ocurría cada 50 años, y durante el cual se debía restituir la igualdad a todos los hijos de Israel, ofreciendo nuevas posibilidades a las familias que habían perdido sus propiedades e incluso la libertad personal. A los ricos, el año jubilar les recordaba que los esclavos israelitas podríanreivindicar sus derechos. La Iglesia católica retomó la tradición del Año Santo con el papa Bonifacio VIII, en el año 1300. Este Pontífice previó la realización de un jubileo cada siglo, para permitir a cada generación vivir al menos un Año Santo. Desde el año 1475, el jubileo ordinario comenzó a espaciarse al ritmo de cada 25 años. Un jubileo extraordinario, en cambio, se proclama con ocasión de un acontecimiento de particular importancia; como en este caso el proclamado por el papa Francisco por la misericordia.

¿Cuantos Años Santos ha habido?

Los Años Santos ordinarios celebrados hasta hoy han sido 26. El último fue el Jubileo del año 2000. La costumbre de proclamar Años Santos extraordinarios se remonta al siglo XVI. Los últimos de ellos, celebrados el siglo pasado, fueron el de 1933, proclamado por Pío XI con motivo del XIX centenario de la Redención, y el de 1983, proclamado porJuan Pablo II por los 1950 años de la Redención.

¿Cuando comenzará y cuando terminará?

Se iniciará en 2015 con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana durante la solemnidad de la Inmaculada Concepción (8 de diciembre) y concluirá el 20 de noviembre de 2016 con la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. Unos días antes, el 29 de noviembre, durante su viaje a República Centroafricana, Francisco abrirá la Puerta Santa de la catedral de Bangui, dando así el pistoletazo de salida al jubileo en África. [ver [1]]

¿Qué importancia adquiere la misericordia para el papa Francisco?

La misericordia es un tema muy sentido por el Papa, quien ya como obispo de había escogido como lema propio miserando atque eligendo. En el primer ángelus después de su elección, el Santo Padre afirmó que: “Al escuchar misericordia, esta palabra cambia todo. Es lo mejor que podemos escuchar: cambia el mundo. Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y más justo. Necesitamos comprender bien esta misericordia de Dios, este Padre misericordioso que tiene tanta paciencia” (Ángelus del 17 de marzo de 2013). Además, en el texto de la edición en castellano de la exhortación apostólica Evangelii gaudium [2] el término “misericordia” aparece 29 veces.

¿Habrá indulgencia durante este Año Santo extraordinario?

Sí, como es habitual en este tipo de convocatorias. Francisco envió una carta [3] a Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, en la que explica en qué circunstancias se concederá la indulgencia.

  • Así, recibirán la indulgencia jubilar los fieles que peregrinen a la Puerta Santa abierta de cada catedral o iglesia según lo estipule el respectivo obispo diocesano, o que visitenalguna de las cuatro basílicas de Roma (San Pedro del Vaticano, San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros o Santa María la Mayor); todo ello vinculado a la confesión y eucaristía “con una reflexión sobre la misericordia”.
  • Las personas que físicamente no se puedan trasladar a estos templos, como enfermos, ancianos, etc., recibirán igualmente la indulgencia cuando vivan su “sufrimiento como experiencia de cercanía al Señor” y reciban la comunión y participen en la misa, también a través de los medios de comunicación
  • Los presos que, “incluso mereciendo alguna pena, sin embargo han tomado conciencia de la injusticia cometida”.
  • La carta recoge explícitamente por la preocupación del Papa ante el “drama del aborto” y las mujeres que llevan “en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa”. Sin embargo, “el perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido”, subraya Francisco, quien concede a todos los sacerdotes durante este Año jubilar “la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón”. Estos sacerdotes, por su parte, deben prepararse para esta tarea, conjugando “palabras de genuina acogida con una reflexión que ayude a comprender el pecado cometido”.
  • Otra novedad es el acercamiento a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (fundados por el cismático Marcel Lefebvre y a los que la Santa Sede lleva años tendiendo la mano [4]). “Confío en que en el futuro próximo se puedan encontrar soluciones para recuperar la plena comunión con los sacerdotes y los superiores de la Fraternidad”, dice el Papa, al tiempo que establece una disposición por la cual quienes se confiesen con estos sacerdotes “recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados”

imagemiser

 

CVH2tMtWsAACBdF

ORACIÓN AÑO DE LA MISERICORDIA

Anuncios